DESPEDIDA 04.NOVIEMBRE.2016

Tras unos días intensos por fin tengo un momento de paz para poder sentarme cara al ordenador e intentar expresar en palabras todas las emociones generadas este pasado fin de semana en el que abundaron las risas, las lágrimas de alegría, las sorpresas y las despedidas. Desde luego puedo decir que tengo las mejores amigas y la mejor familia que podría desear, ya que entre todos ellos consiguieron hacer de la noche del viernes 4 de Noviembre una noche para el recuerdo.

Todo empieza cuando tu padre te dice que el viernes sobre las 20:30 se pasaría por casa para instalarme un antivirus en los ordenadores… Ilusa de mí, le digo que vale, que allí estaré. Mientras tanto, acudo al centro después de comer, donde había quedado con mi amiga Patri. Paseamos, entramos a tiendas y sobre las 18:00 decide que es hora de irse y me abandona sin tomarnos el café que me había prometido. Llego a casa y, pensando que ya no iba a salir más, me planto ropa cómoda, la serie de turno y la mantita, preparándome para un viernes casero 100%. Llega mi padre, se pone con los ordenadores y me dice que si luego bajamos a tomarnos una cerveza… Sin muchas ganas, le digo que vale. Llega mi madre y después de un rato de charreta me dice lo mismo: “vamos a bajar a tomarnos una cerveza y así hablamos sobre cómo lo hacemos el día que te tengamos que llevar a Madrid a coger el vuelo”. Mi cara ya… era un poema. “En serio hay que bajar ahora?, estoy cansada, no tengo ganas…” fueron algunas de mis respuestas más oportunas. Al final, y tras media hora de mi padre estar instalando y desinstalando los antivirus para hacer tiempo (algo de lo que luego me enteré), consiguen que vuelva a vestirme y bajemos al bar a tomarnos la tan ansiada cerveza… Llegamos al bar, y la terraza de delante llena, con niños chillando y llorando a viva voz, entramos dentro y bebés también llorando… y yo… negra. Entre que me habían hecho bajar a regañadientes, y la poca tranquilidad que se respiraba en ese bar, mi mala leche iba en aumento. Una vez dentro, mi madre que se va hacia el fondo del bar, yo diciéndole que para allí no hay mesas, la mujer del bar preguntando que a quién busco y los niños de alrededor que continúan llorando y chillando. Finalmente, y aún no se cómo, me dicen que hay mesas libres en la terraza de detrás, lo que me hace entrar en razón y  seguir a mi madre hasta allí. Mi cara debió de ser un poema cuando de repente abre la puerta y veo volar confeti acompañado de un “¡¡¡SORPRESA!!!” y las primeras caras de mis amigas. Y yo, sin dar crédito avanzo y empiezo a ver caras: familia, universidad, falla y por supuesto mi Chupipandi. Entre todos ellos veo la cara de mi hermano y es a la primera persona a la que voy, estaba allí!!! Jajaja y yo que me había tragado que se iba a cenar con sus amigos… Finalmente, cuando consigo dar la vuelta a toda la mesa y repartir todos los abrazos y besos que pude y más, me pusieron cara a un portátil para enseñarme un video que tenían para mí. Sus mejores palabras, fotos con cada uno de ellos y vídeos que consiguieron sacarme muchas sonrisas, hasta que llegó el vídeo de una de las personas más especiales para mí, que no pudo estar conmigo esa noche: Paula. Mi amiga del alma, haciéndome reír y llorar a la vez, gracias por todo, se que te tengo allá donde vaya. Cuando pensaba que ya nada me podía  hacer llorar más, aparece el video de mi amiga Bea, que tampoco pudo estar conmigo, diciéndome lo que nunca la había escuchado decir. De ella, justo de la que menos me esperaba, salieron las mejores palabras. De verdad que conseguiste llegarme al alma. Por último, aparece el vídeo de mi prima Arantza, otra de las personas que tampoco podían estar en España por esos días, o eso pensaba yo, porque cuando acabó de hablarme a través de la pantalla, alguien me tocó la espalda por detrás y sí, allí estaba ella. Había cogido un vuelo Londres-Valencia para poder venir a verme, a despedirme. Gracias y mil gracias de verdad. No sabes la alegría y la tranquilidad que me dio tenerte allí.

Gracias a todxs porque me hicisteis sentir muy muy muy especial. Guardaré este vídeo siempre conmigo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *