EL QUID DE LA CUESTIÓN

Hoy ha sido una mañana especial. He vuelto a hacer una visita a los compañeros y amigos con los que estuve trabajando durante casi un año. Puede parecer poco tiempo cuando ya tienes una larga experiencia profesional a tus espaldas, sin embargo para mí, una apenas recién graduada, trabajar con ellos ha sido prácticamente mi primer contacto durante un período largo con el mundo laboral. Volver a repartir abrazos y besos a todos ellos ha sido genial, pero no estaría escribiendo todo esto aquí si no fuera porque tiene algo que ver con mi nueva aventura. Hoy ellos también me han vuelto a recordar exactamente la razón por la cual yo empecé a planificar este viaje. Da la casualidad de que he sido la más joven desde que entré a esas oficinas y hoy algunos, desde sus propias experiencias de vida me decían: “qué envidia sana”, “ojalá yo también lo hubiese hecho”, “si pudiese volver atrás yo también lo haría”, “tuve la oportunidad pero al final no di el paso”  etc. Así que ahí reside el quid de la cuestión. No quiero mirar para atrás dentro de unos años y decir pude hacerlo pero sin embargo no lo hice, no quiero que nada de lo que esté en mi mano se me quede por hacer en esta vida. Y digo nada de lo que esté en mi mano porque  siempre habrá algo que se nos escape, pero para el resto de cosas te digo: ve a por ello. Por supuesto, cada uno actúa conforme a sus circunstancias personales y por eso ninguna decisión es más valida o más buena que otra. Sinceramente creo que nunca hay que arrepentirse de las decisiones tomadas, ya que quizá no te hayan llevado a conseguir ese sueño que tú tenías en mente pero sin embargo, te han aportado cosas que igual jamás llegaste a imaginar.

Yo por mi parte, siempre que pueda seguiré tachando renglones de mi lista de “cosas por hacer en esta vida”.

2 thoughts on “EL QUID DE LA CUESTIÓN

  1. Todos esos pasitos que has ido dando en tu vida lo has hecho con sensatez,un poco de locura y decisión y me siento orgulloso de ello,de ser como eres y saber que eres feliz.
    Yo, como bien sabes también lo soy de verte así estés donde estés. Siempre habrá un lugar donde darnos un abrazo porque … son cosas que hay que hacer en esta vida contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *